Bogotá, Colombia. Residencia actual Madrid.
Artista visual.
Ha trabajado como creativo para PNUD, BilbaoArte, para editoriales como Amargord, LaVorágine. También ha sido profesor de dibujo y pintura para Artelier.
Asociación Cultual Abya Yala (Bilbao, Euskadi).


¿Cómo llegaste a la ilustración?

Al parecer la creatividad me viene de familia y de territorio; procedo de tierras indígenas donde abundan los colores: maíces, papa, arracacha, cubios, chuguas, uchuvas, etc. Por otro lado, mi madre, abuela, primas y tías son artesanas, un bisabuelo carpintero y, (un engendrador abandonador que al parecer fue pintor).

¿Qué te impulsó a escoger o desarrollar la (o las) técnica(s) con que trabajas como
ilustrador?

Siempre he trabajado con técnicas puras y/o analógicas, pero es a raíz de las nuevas tendencias digitales que casi te obligan a migrar a lo virtual, lo cierto es que nunca se abandona lo manual pero definitivamente los resultados tienen que estar adaptados a las pantallas.

¿Cuáles han sido los hitos más relevantes en tu trayectoria como ilustrador?

He podido ilustrar varias portadas para libros, me gusta la lectura así que, sin duda, es de las experiencias que considero más importantes. Otro momento que considero hito fue cuando se viralizó una ilustración a propósito del 12 de octubre (día de la
conmemoración del genocidio español en Abya Yala), Dicha ilustración recorrió el mundo, incluso, por la temática ha sido representada, estudiada, conversada en universidades e institutos de Argentina y Chile. Gustó tanto que también generó
repudio a los españoles mas abnegados de su historia. Fue denunciada tantas veces por IG que me cerraron permanentemente la cuenta.

¿Cuáles han sido las principales dificultades? ¿Cómo las has superado?

Como ilustrador, diseñador, pintor, las dificultades siempre están ligadas a la precariedad en la que nos encontramos en este gremio. Ya sabes, tener que ir a trabajar en otros oficios como por ejemplo repartidor de una famosa empresa de
bebidas venenosas del norte, hace mucha mella en tu mente, sobre todo si ilustras precisamente contestando al norte global.

¿Qué importancia le das a la ilustración en tu vida? ¿Cuál es el sentido que le has querido dar, más allá de lo técnico y estético?

Es sobre todo los últimos 6 años que he estado realizando ilustración digital vectorial, pero la ilustración en general la he utilizado desde que tengo uso de razón, para mi es otro lenguaje más, muchas veces siento que hay cosas que solo se pueden decir mediante el dibujo. Por otro lado, vengo haciendo parte de colectivos no blancos de la diáspora de Abya Yala y África en España, en donde trabajamos por el empoderamiento mediante las artes en general, siempre con un corte ecofeminista, antirracista, decolonial.

Hemos visto tus hermosos trabajos aportando al rescate los Pueblos Originarios de América, los derechos humanos y sociales ¿es algo que define tu enfoque? ¿el protagonismo de estos temas en tu trabajo es parte de tu “identidad artística”?

Es solo eso, pequeñas aportaciones sentado frente a un computador en una cómoda silla, a veces tengo coraje de no dar mi cuerpo como si lo hacen muchas en los territorios históricamente avasallados. Está claro que la memoria y la resignificación y justicia que conlleva hace de mis ilustraciones el horizonte a seguir.

En cuanto a mi identidad, qué decir, soy colombiano y mi apellido es Boyacá (pueden buscar el significado y origen). Me han propuesto trabajos con otro corte, sencillamente no puedo hacer etiquetas para una cerveza urbana de Buenos Aires o Medellín mientras colectivas necesitan carteles, fotos o vídeos.

¿Cómo contribuye a (o se relaciona con) ello la técnica que utilizas?

La inmediatez, la rapidez. Como dije antes, vivimos en un momento que todo es para ya. Sí realizo un arte para una revista, libro o cartel de alguien que esté lejos, es fácil adaptar archivos, resolución y preparar para las redes sociales.

Estás radicado en España, ¿cómo ha sido eso para ti… ser migrante en Europa y trabajar en torno a las luchas de los pueblos latinoamericanos desde la distancia?

Aunque reniego mucho de la expulsión de mi tierrita Colombia, estar en España te hace tener una mirada más global de cómo se relaciona el norte con el sur. En España he podido sentirme latinoamericano, andino, sudaka, es algo que el reino te recuerda todos los días como si fuese algo malo, te llenas de orgullo y te empoderas mil, lo que pretendo decir es que el ser migrante permite entender tantas cosas que en mi caso no hubiese podido ser si ocurre de otra manera. No considero que trabaje en la distancia, como he dicho, es irónico, pero me he acercado mucho más a mi colombianidad y mi conciencia de la resistencia ancestral latinoamericana estando fuera.

¿Participas de algún espacio de organización política/comunitaria/solidaria/artística? Si es así, ¿nos podrías comentar sobre ello y tu participación allí?

Participo en una asociación cultural que pretende el empoderamiento de las diásporas de Abya Yala. El énfasis es desde las artes que estén atravesadas por la decolonialidad, el feminismo, el ecologismo y el antirracismo. He podido participar en asambleas antirracistas y también hago parte de un pequeño grupo de hombres que buscamos romper con nuestra hegemónica masculinidad, (es un sueño que algún día me pueda reconocer verdaderamente como un hombre disidente).

De tus proyectos ¿cuáles han sido los más significativos para ti? ¿Por qué?

Todo el visual que pude realizar dentro de un contexto de encuentro o celebración que llamamos primavera sudaka en una pequeña ciudad del norte, permitió asentar muchos procesos que estaban ocurriendo. De ahí han salido infinidad de proyectos, reivindicaciones, visibilización y apoyo directo a personas.

Como cité antes, las portadas de libros, en concreto de poesía, también una revista portuguesa dedicada a la caravana zapatista en Europa.

¿Los últimos dos-tres años tuvieron alguna repercusión para tu labor, considerando que te tocó vivir el estallido social colombiano desde la distancia, así también los estallidos sociales de Ecuador y Chile, y el complejo proceso boliviano, por ej?

Sin lugar a dudas los estallidos en mi bella Abya Yala me alimentan y me dan energía, son impulso para seguir creyendo, para seguir soñando. He colaborado con ilustraciones y reivindicado la protesta de Colombia, Ecuador, Chile y Bolivia. Además, dentro de la asociación se hace mucho trabajo de mostrar y hacer pedagogía con los aliados “blancos” precisamente de estos levantamientos populares.

¿Qué proyecto estás desarrollando ahora?

Como pueden percibir, no solo hago ilustraciones, me dedico a las artes visuales en general. Hace unos años realicé un documental sobre las empresas extractivistas. Tengo en mente seguir desarrollando esta cuestión con un nuevo documental.