Villa de Tamazulápam del Progreso, comunidad perteneciente a la región Ngiba-Ngigua en el estado de Oaxaca (México).
Licenciada en Diseño Gráfico, especialista en Diseño Editorial y actualmente, estudiante de la maestría en Diseño y Producción Editorial en la Universidad Autónoma Metropolitana, en México.
Cuenta de instagram: @mitzyjuarez.jpg


En su trabajo como ilustradora destacan las referencias a la flora y fauna presentes en los paisajes de su comunidad y la recopilación de saberes antiguos, mismos que plasma a través de un lenguaje propio y una visión contemporánea.

En la actualidad, colabora en distintos proyectos editoriales encaminados a la preservación de las lenguas originarias de México.

¿Cómo llegaste a la ilustración?

Desde que estudiaba la universidad me gustaba dibujar, sin embargo en ese tiempo el miedo a no ser lo suficientemente buena como para mostrar mi trabajo me hacían no estar tan comprometida a dedicarle el tiempo y la práctica necesaria para mejorar. Tiempo después cuando desarrollé mi primer proyecto en una lengua originaria, me propuse retomar la ilustración como un algo más formal y esta etapa fue una especie parteaguas para mi, porque en el proceso conocí a personas que se reconocían como ilustradores o artistas de origen indígena y fue algo con lo que me identifiqué de inmediato y esto me hizo tomar un camino como ilustradora pues lo que empecé a producir dejó de tener sólo un carácter estético y se empezaron a reflejar los mensajes y temas de los que yo quería hablar.

¿Qué te impulsó a escoger o desarrollar la (o las) técnica(s) con que trabajas como ilustradora?

Debido a que mi trabajo está muy influenciado por el entorno en donde yo crecí (desde la flora y fauna de los paisajes, hasta las tradiciones de mi comunidad) me gusta trabajar con técnicas tradicionales, pues considero que a través de ellas puedo expresar de manera más sensible lo que me rodea, además, la experiencia sensorial con los materiales (por ejemplo la textura de los papeles o la densidad de las tintas) hace más creativo mi proceso de trabajo, aunque también suelo conjugar la parte digital y esto permite solucionar algunas cosas más rápido. Al final, por las exigencias y la dinámica en la que vivimos, casi todas las ilustraciones que hago tienen algún tratamiento digital.

 

¿Cuáles han sido los hitos más relevantes en tu trayectoria como ilustradora?

Las colaboraciones con colectivos de jóvenes hablantes que están gestionado sus propias iniciativas para la revitalización de su lengua y su cultura. Las experiencias que se generan en estos espacios enriquecen y abonan a la reflexión de nuestro propio trabajo y gracias a esto es posible conocer otras formas de organización.

Hemos visto tus hermosos trabajos aportando a la revitalización de la cultura de los Pueblos Originarios de México, ¿es algo que define tu enfoque? ¿el protagonismo de lo indígena en tu trabajo es parte de tu vocación artística?

En el mundo de la ilustración, es muy importante tener una voz propia, lo cual no tiene que ver sólo con el estilo gráfico si no con los mensajes que enviamos a través de las imágenes, por eso creo que el enfoque sobre la diversidad lingüística y cultural sí ha sido un factor que ha guiado mi trabajo, por la misma razón, también suelo ilustrar sobre las experiencias, pensamientos y sentires de personas, colectivos y comunidades y esto me ha permitido hacer clic con las técnicas, el estilo y los mensajes correctos.

Por otro lado, mi motivación es que las niñas y niños de las comunidades originarias de México conozcan, valoren y respeten los saberes resguardados en la memoria de sus ancestros y creo que las y los ilustradores podemos abonar a esa reflexión, tejiendo redes de apoyo entre nosotras y nosotros mismos y concientizar en el hecho de que si las generaciones jóvenes no hacemos algo para evitar la pérdida de estos conocimientos estamos en riesgo de perder nuestra identidad y al perderla lo perderíamos todo.

De tus proyectos ¿cuáles han sido los más significativos para ti? ¿Por qué?

El proyecto más importante hasta ahora es nuestro libro infantil ilustrado bilingüe titulado Teki txri natxrixa ku rxi tatxrixa. Cuentan las abuelas y los abuelos, que reúne narraciones de la tradición oral de Villa de Tamazulápam de Progreso, la comunidad donde yo crecí. En este proyecto yo estuve a cargo de la coordinación editorial y también, junto a otro ilustrador, desarrollamos las 23 ilustraciones para este el primer libro ilustrado en lengua Ngiba y que además fue muy bien recibido por las niñas y los niños de la comunidad, además de que es un libro gestionado desde el trabajo comunitario de muchas personas, desde las abuelas y abuelos que nos compartieron sus saberes, hasta el trabajo del compilador, del traductor y de los ilustradores. Todo esto conllevó mucho tiempo de trabajo y muchos retos, pero para mi fue muy grato y enriquecedor llevar el proceso de edición para algo tan importante y significativo para mi y para mi comunidad.

¿Qué proyecto estás desarrollando ahora?

Justo ahora estamos tratando de impulsar nuestro proyecto más completo; el libro Teki txri natxrixa ku rxi tatxrixa. Cuentan las abuelas y los abuelos y gracias a las redes de apoyo, se están gestionando traducciones en otras lenguas originarias de Oaxaca, para que más niñas y niños puedan leer estas historias en su lengua materna.